Saltar al contenido

Cold Brew

Y…bien, ¿qué es el Cold Brew? Pues para los menos informados habría que empezar quizá como se debería, desde el principio. Inicialmente traduciremos las palabras y vemos que significan Infusión fría. Al terminar me gustaría hacer un pequeño hincapié recordando esta traducción que obtuvimos aunque no muy seguro de acertar en el propósito. Aun así, me explico:

El Cold Brew es la maceración de café molido en agua a temperatura (Tº) ambiente. Hay muchas recetas en cuanto a gramaje, grosor de la molienda, ratio café/agua, tiempo de maceración e incluso la propia Tº del agua hay casos en la que se controla ligeramente. El resultado estándar es una bebida con potencia, mucho retrogusto, a según el café un toque ácido gustoso y nada de amargor. “La sensación es la de la estar tomando un whisky aguado, que parece liviano, pero también tiene cuerpo y un dejo ahumado”, describió Alexis Zagdañski desde Argentina. El inciso que me gustaría hacer es en cuanto a la traducción, dice Infusión Fría y realmente ¡es una maceración!

Hay otra bebida similar en proceso. El café se muele más fino que para hacer un Cold Brew, agua a Tº ambiente o fría, pero a diferencia del Cold Brew, el Cold Drip es el goteo constante de agua sobre café durante X tiempo, extrayendo así los aceites del café cuando el agua llega a la parte inferior del recipiente, donde se alberga el café, el cual tendrá una salida de extracción para separar el líquido a medida que este vaya goteando.


Australia es otro país donde el Cold Brew y el Cold Drip han cobrado fuerza, al igual que el café en otros espacios sociales, cómo por ejemplo un Pub. No hace mucho una gran persona me mostraba fotos de lo que parecía una discoteca/pub con 2 Cold Drip enormes, llenos de luces de neón, una estación de 5 V60, y cómo no una máquina espresso de 4 brazos. No pude diferenciar que máquina era por los destellos y la calidad de las fotos en esas condiciones.

Aunque no lo he mencionado, tanto Cold Brew cómo Drip, se disfrutan de muchas maneras, con leche condensada, con leche de consumo diario, con pequeños toques de especias, helado… mil maneras se han visto ya y mil se verán ya que al final cada uno intenta aderezarlo adaptándolo a su paladar.

 

También quiero mencionar que todos podemos probar a comprar un café con buena trazabilidad por unos 5€ e intentar en casa macerar una cantidad durante un día. A esto podemos añadirle por ejemplo canela en la propia maceración para extraer sus sabores, o cualquier otra especia que se nos antoje. Es de vicio….

 

Con en Cold Brew y el Cold Drip el café ha vuelto a sorprendernos consiguiendo formar parte de muchos más momentos que la mañana o una sobremesa. Una bebida refrescante, deliciosa y ¡hecha para disfrutar!